Flores de Bach

Las flores de Bach son una serie de 38 esencias naturales obtenidas a partir de flores de diferentes plantas sumergidas y expuestas al sol. Son utilizadas por sus propiedades terapéuticas para tratar diversas situaciones emocionales y mentales tales como agresividad, problemas de sociabilización y conducta, ansiedad por separación, estrés, depresión y tristeza, episodios traumáticos, malos hábitos (eliminaciones inadecuadas, coprofagia, estereotipias…) miedos, fobias y obsesiones entre otras, aunque también son efectivas actuando en el plano físico del individuo como por ejemplo en el caso de alergias, asma, dolores, cansancio, debilidad…

Estas flores fueron descubiertas por el Dr. Edward Bach, médico homeópata, entre los años 1926 y 1934. Él estableció que las flores de Bach son terapias vibracionales que desbloquean los estados emocionales negativos, permitiendo al cuerpo la autocuración. Así cuando dormimos, el cuerpo entra en un proceso de regeneración celular y de autocuración, pero cuando tenemos emociones negativas, no permitimos que el cuerpo haga este trabajo de reparación de manera normal.

El secreto está en el buen diagnóstico realizado por el especialista, así se podrá instaurar una terapia floral adecuada a la constitución física del paciente y a las emociones que lo tienen en desequilibrio.

En los animales funcionan muy rápido, y pueden ser usadas como complemento a otras terapias sin presentar ni contraindicaciones, ni efectos secundarios. Su uso fue recomendado por la OMS desde el año 1977.