Acupuntura

La acupuntura es una técnica oriental milenaria (de hace más de 5.000 años) basada en la aplicación inocua de agujas sobre ciertas regiones de la anatomía del paciente, con el fin de obtener mejoras en su estado de salud tanto en el plano físico como en el psíquico.
Mediante la acupuntura no sólo se busca una acción curativa de las enfermedades o dolencias que pudiera presentar el paciente, sino que también se usa eficazmente como una importante vía de prevención.

Mecanismo de acción de la acupuntura
El mecanismo de acción de la acupuntura se basa en una serie de respuestas y reacciones en cadena tanto a nivel endocrino como neurológico. A nivel fisiológico los «acupuntos» están íntimamente relacionados con vasos sanguíneos, terminaciones nerviosas, mastocitos y vasos linfáticos. Estos puntos de acupuntura tienen una menor resistencia eléctrica y mayor conductividad que el resto del tejido colindante.
Cuando insertamos una aguja se liberan una serie de neurotransmisores y hormonas mediadoras del efecto de la acupuntura (endorfinas, serotonina, acetilcolina y GABA entre otros), que van a generar estimulación a nivel del Sistema Nervioso Central y Periférico, provocando los efectos deseados.

Técnicas
Existen multitud de técnicas y de variantes de la acupuntura (por ejemplo, cabría destacar las grandes diferencias entre la China y Japonesa) en búsqueda de la curación y el equilibrio de nuestro organismo, como pueden serlo la Moxibustión, Electroacupuntura, Laserpuntura, Acupresión, Ventosas…

Usos
La acupuntura veterinaria, está ampliamente estudiada y tienes infinitas utilidades para tratar enfermedades, dentro de las cuales estarían: Dolor crónico y agudo, artrosis, artritis, epilepsia, síndrome vestibular, alergias, otitis crónicas, displasia de cadera, inestabilidad lumbosacra, dermatopatías, alteraciones gastroentéricas…

Organismos que avalan su eficacia y seguridad
La acupuntura veterinaria sirve para muchas patologías, pero estás tienen que ser diagnosticadas por un especialista en acupuntura, ya que un mal diagnóstico y por tanto un mal tratamiento puede provocar un mayor desequilibrio en el paciente.
Es por este respecto que El Comité de estudios de Terapias Alternativas de la American Veterinary Medical Association (AVMA) comenzó algunos estudios acerca de la seguridad y eficacia de los procedimientos y protocolos acupunturales. Estas técnicas deben ser consideradas como procedimientos quirúrgicos y/o médicos sujetos a las leyes de práctica veterinaria estatal. La inquietud de la AVMA ha sido compartida por los veterinarios que constituyen la International Veterinary Acupuncture Society (IVAS), sociedad creada y reglamentada para promover la excelencia y el rigor en la práctica de la acupuntura veterinaria, considerándola como una parte integrada dentro de la totalidad del sistema de la salud. Esta sociedad intenta establecer patrones uniformemente altos de esta acupuntura mediante sus programas educativos y exámenes de acreditación. IVAS busca la unificación de la acupuntura con la práctica de la ciencia veterinaria occidental.
En 1979 la OMS (Organización Mundial para la Salud) publicó sus observaciones sobre la Acupuntura después del Seminario Interregional llevado a cabo en Pekín. La OMS concluyó que la acupuntura ciertamente no es una panacea para todas las enfermedades, pero el claro peso de las evidencias demandan que la acupuntura sea considerada seriamente como un “procedimiento clínico de valor sustancial”.

En el siguiente cuadro se detallan una gran parte de las enfermedades en la cuales la OMS considera importante la acción de la Acupuntura: